La impresión 3D al servicio de la realidad virtual olfativa

El sentido del olfato es quizás el sentido más primordial y evocador; además es el único sentido conectado directamente con el área del cerebro que maneja la memoria y las emociones, convirtiéndolo en una poderosa herramienta capaz de influir en las habilidades cognitivas y el comportamiento. La misión de la start-up OVR Technology es precisamente combinar este sentido fundamental con una tecnología de realidad virtual en rápida evolución (VR – Virtual Reality).

Su producto pionero es el OX1, un dispositivo patentado, liviano e inalámbrico que se conecta a la parte inferior de los auriculares VR. Para intensificar la inmersión y autenticidad de la experiencia de realidad virtual, el OX1 emite microdescargas de unos milisegundos de diferentes líquidos perfumados en una pequeña zona situada debajo de la nariz del usuario. El acrónimo OVR que da nombre a la empresa significa “Realidad Virtual Olfativa”, realidad virtual olfativa.

“La optimización del diseño requiere esas características de flexibilidad para una adaptación rápida que ofrece Multi Jet Fusion, una de las tecnologías de impresión de grado industrial disponibles en Protolabs”, dijo Erik Cooper, gerente de proyectos y cofundador de OVR Technology. Como explica Cooper, la tecnología OVR se centró inicialmente en aplicaciones de atención médica, educación y capacitación en un momento en que la tecnología VR se está volviendo más rápida, más barata, más accesible y, como resultado, cada vez más popular en el mercado de la atención médica.

Cooper señala que, en el entorno clínico, el recurso de la realidad virtual ya se está utilizando en terapias inmersivas para apoyar a los veteranos con trastorno de estrés postraumático (TEPT), que están expuestos a olores relacionados con la guerra para ayudarlos a revivir y reelaborar experiencias traumáticas. Más de dos tercios de los pacientes con PTSD que se someten a esta terapia como parte del programa de la Universidad de Florida Central ya no presentan síntomas, según Aaron Visniewski, director ejecutivo de OVR, en una charla reciente de TED.

Cooper agregó que, además de la atención médica, la tecnología OVR está buscando otros mercados potenciales, como capacitación, educación, entretenimiento, experiencias inmersivas que incluyen juegos, sin olvidar los documentales 4D con experiencia olfativa.

Flexibilidad en las iteraciones de diseño

“Uno de los principales desafíos que enfrenta OVR Technology es desarrollar un producto que nunca antes había existido, específicamente un dispositivo que emite descargas microscópicas de moléculas de olor”, agregó Cooper.
El OX1 emite olores en respuesta a una interfaz de programación de aplicaciones de Arquitectura de olor (API), que permite a los diseñadores asignar parámetros a los olores de los objetos en el entorno de realidad virtual. Por ejemplo, un objeto inodoro si se sostiene en la mano producirá un olor más fuerte cuando el usuario lo acerque a la cara. Si sopla una brisa virtual, el usuario detectará el olor de un objeto si está a favor del viento, pero ya no lo olerá si se mueve contra el viento.

Cooper explica que el dispositivo incluye un ventilador para eliminar las moléculas de olor, pero el material de construcción debe ser lo suficientemente suave para evitar que queden atrapadas. Para realizar las pruebas, el material debe ser lo más similar posible al utilizado para las piezas finales.

Además, el diseño del OX1 debe poder interactuar con la tecnología VR que continúa cambiando y mejorando rápidamente a medida que se extiende su adopción. La flexibilidad en los procesos de diseño y desarrollo, junto con la capacidad de cambiar rápidamente la forma, es esencial para anticiparse a los próximos desarrollos en realidad virtual.

Cooper y Matt Flego, este último director técnico de OVR Technology, crearon varios prototipos de carrocerías con una impresora 3D FDM (Fused Deposition Modeling), pero sin poder obtener los resultados deseados para los tipos de geometrías que necesitaban. Las moléculas de olor se depositaron en los pequeños surcos generados por el proceso FDM, impidiendo su eliminación completa del cuerpo. Luego, el equipo de OVR intentó usar otro proceso de impresión 3D de grado industrial disponible internamente, la estereolitografía (SLA). Pero el material no era lo suficientemente fuerte y el acabado no era muy similar al de una pieza moldeada por inyección, típicamente la tecnología utilizada para las piezas finales.

La tecnología Multi Jet Fusion pasa la prueba olfativa

La tecnología Multi Jet Fusion de Protolabs le dio a Cooper la flexibilidad para cambiar rápidamente de forma y cumplir con los requisitos de resistencia y acabado de la pieza final. Las herramientas disponibles para el análisis de viabilidad y estimaciones han facilitado el proceso, partiendo de su experiencia con las piezas anteriores.

“Protolabs nos ayudó con los componentes de nylon de la más alta calidad fabricados con la impresora HP Multi Jet Fusion”, dijo Cooper, quien también valoró la durabilidad de las piezas MJF. “Usaremos esta tecnología para realizar las pruebas necesarias si, como parece, nos dedicamos a aplicaciones militares”, prosiguió Cooper. “Tendremos que hacer pruebas de caída, pruebas electromagnéticas. El material tendrá que ser bastante similar al de las piezas de uso final y la tecnología Multi Jet Fusion es capaz de darnos precisamente eso”.

Saber que Protolabs puede entregar piezas virtualmente fabricadas bajo demanda en cuestión de días ayuda a la puesta en marcha a evitar un gran inventario, lo que respalda aún más la rápida innovación en el diseño.

Tecnología MJF para la producción de lotes pequeños

Además de la creación de prototipos, OVR planea usar el MJF durante la fase de prueba beta de OX1. Cooper normalmente pide piezas para 10 dispositivos a la vez, mientras que la empresa trabaja con los primeros usuarios y personas influyentes para validar aún más la tecnología. Una vez superadas todas las pruebas de validación, será conveniente pasar al moldeo por inyección, más adecuado para la producción de lotes superiores a las 10.000 piezas.

Hasta entonces, Cooper cumplirá con lotes de producción de MJF de 1.000 unidades. Con un volumen tan pequeño, el gasto de herramientas de moldeo por inyección no estaría justificado y, además, se necesitarían de cuatro a cinco moldes diferentes para el dispositivo. Es cierto que los moldes pueden haber cambiado, pero es probable que el diseño del OX1 sufra cambios importantes durante su desarrollo.

OVR Technology está evaluando varias opciones que permitirían a la empresa reemplazar los dispositivos cuando se lancen nuevos modelos, recuperando los modelos antiguos para reciclarlos y restaurarlos. “Avanzamos constantemente en I+D y mejora de procesos”, dijo Cooper. “Es mucho más fácil mantener la agilidad y la flexibilidad si se sigue utilizando tecnología aditiva. No podemos parar ahora mismo”.
OVR utilizó el proceso de fabricación aditiva Multi Jet Fusion de Protolabs para imprimir prototipos en 3D y pequeños lotes de componentes de uso final para OX1.

El OX1 de OVR Technology es un dispositivo inalámbrico patentado que se conecta a la parte inferior del visor de realidad virtual.

Sobre Andrea Gambini

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Privacy Settings saved!
Configuracion de Privacidad

When you visit any web site, it may store or retrieve information on your browser, mostly in the form of cookies. Control your personal Cookie Services here.Cuando visita cualquier sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus servicios de cookies personales aquí.

Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione y no se pueden desactivar en nuestros sistemas.

Para utilizar este sitio web utilizamos las siguientes cookies técnicamente necesarias.
  • PHPSESSID
  • wordpress_test_cookie
  • wordpress_logged_in_
  • wordpress_sec

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios