La nueva revolución de la impresión 3D biomédica ya está aquí: impresión 3D antibacterial

La startup chilena Copper3D finalmente lo logró. Desarrolla un nuevo material completamente antibacterial para impresión 3D, dando paso a una nueva clase de objetos, productos y medical devices que eliminan activamente toda clase de microorganismos.

Más del 40% de los pacientes amputados sufren algún tipo de complicación dérmica debido al uso de sus prótesis, que pueden ir desde una dermatitis o foliculitis hasta infecciones fúngicas o bacterianas. Este fenómeno también se observa en pacientes no amputados que usan algún tipo de material ortopédico. Las complicaciones dérmicas en este tipo de pacientes se producen por dos causas principales:

1.- La naturaleza porosa de los polímeros utilizados en la fabricación de prótesis,  órtesis y otros dispositivos médicos
2.- La compleja geometría que presentan muchos de estos productos, especialmente aquellos impresos en 3D, condiciones que los hacen muy difíciles de limpiar adecuadamente.

Estas condiciones dan paso a un problema bastante importante en la industria de los Dispositivos Médicos: la alta carga bacteriana presente en la superficie de todos estos dispositivos, ya sea en los que son fabricados con plásticos convencionales o aquellos impresos en 3D y que, en contacto con la piel, además de provocar las complicaciones dérmicas mencionadas, pueden ser un vector de contagio de infecciones intrahospitalarias graves que, solo en los EE. UU., mata a alrededor de 100,000 personas por año según los datos de la OMS.

Luego de un intenso proceso de investigación, desarrollo e innovación que se llevó a cabo en el contexto de un Master en Innovación en la Universidad Adolfo Ibáñez en Santiago de Chile, tres socios llegaron a una solución al problema de la carga bacteriana en plásticos, dando paso además al nacimiento de la Startup  Copper3D Antibacterial Innovations (www.copper3d.com).

“Comenzamos a prototipar un nuevo polímero para impresión 3D con un aditivo patentado internacionalmente que contiene nanopartículas de cobre entre otros elementos, extremadamente efectivo eliminando hongos, virus y bacterias, pero inocuo para los pacientes y usuarios en las concentraciones adecuadas”, explica el Co-Fundador y Director de Innovación, Daniel Martínez.

Junto con el ingeniero civil Andrés Acuña y el Dr. Claudio Soto son los fundadores de Copper3D. Luego de exitosas pruebas preliminares en Chile, el equipo decide comenzar con la fabricación industrial del material en Europa para su posterior comercialización. El equipo ya tiene su primer producto disponible: un polímero de PLA de alta calidad con concentraciones de aditivos de 1 y 2% bajo el nombre de PLACTIVE, un material de PLA “activo” en la eliminación de microorganismos.

“En estos momentos estamos en el desarrollo de un material de grado médico llamado NANOCLEAN, que está hecho con un polímero PETG de alta calidad con concentraciones de aditivos de 2 y 3% y destinado a fines más específicos en el mundo de los dispositivos médicos”, comenta Daniel Martínez.

Los fundadores de Copper3D señalan que tanto el material de impresión 3D como los objetos impresos con este nuevo tipo de polímero han sido estudiados y validados como antibacterianos por el Laboratorio de Microbiología de la Universidad Católica de Valparaíso y están siendo actualmente validados por un equipo científico dirigido por Jorge Zúñiga, experto mundial en impresión 3D e investigador de la Universidad de Nebraska, EE. UU., donde se están llevando a cabo ensayos clínicos con veteranos de guerra y pruebas microbiológicas en un laboratorio de la red certificada por la FDA.

“Creemos que esta nueva tecnología marca un antes y un después en la industria de la impresión 3D para fines biomédicos ya que resuelve uno de los grandes problemas de esta industria, la carga bacteriana alojada en estos materiales y dispositivos, y por lo tanto podría ser el comienzo de una toda una nueva familia de artículos personalizados, de bajo costo y con propiedades antibacterianas, un gran avance para desarrolladores, fabricantes, médicos y pacientes “, comenta el experto Jorge Zúñiga.

Sobre davidesher

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *